Familia y negocio: Una unión posible

Familia y negocio: Una unión posible

Muchas veces habrá escuchado que la familia debe mantenerse alejada de los negocios porque los intereses mezclados se alían para llevarlos al fracaso. Quiero a decirle que esto no es necesariamente de esta manera. Familia y negocios se pueden llevar bien y se lo comprobaré en estas pocas líneas.

La familia será siempre prioridad, pero con el negocio mantiene la familia, así que es imperativo que ambas estén en las mejores condiciones posibles y que sean estables.

 

El arte de la familia y negocios en un mismo paquete

Cuando hablamos de familia y negocios debemos entender la importancia de mantener ambas esferas separadas y que los problemas que se tengan en un lado, no afecten necesariamente en el otro lado. Mi recomendación principal es dejar de hablar del trabajo en cuanto lleguen a casa. No es sencillo, ciertamente, pero es muy efectivo para aliviar tensiones.

 

Las empresas familiares pueden ser incluso más fuertes que las tradicionales, porque hay mucha más unión que en las otras. Ahora, para que esto se mantenga de esa manera, la armonía familiar debe ser una realidad.

 

Para mantener el equilibrio entre familia y negocios, no solo tenemos separar las relaciones, sino también ser aún más respetuosos con nuestros socios y familiares, tratarlos como nuestros mejores clientes. Si hay que tomar una decisión importante para la empresa, consultarla con la familia en pleno.

 

Cómo cuidar el negocio sin descuidar a la familia

Cuando el negocio no incluye a la familia directamente, muchas veces los empresarios suelen ahogarse en trabajo y alejarse de la familia. Esto nos adentra en un juego de equilibrios donde la balanza de la atención se inclina más hacia un lado que hacia el otro y, para evitarlo, le daré 5 consejos, cortos y precisos, para que logre encontrar en balance perfecto entre familia y negocios.

 

  1.      Asista a las presentaciones culturales, deportivas y académicas de sus hijos. Agéndelo como reuniones inamovibles.
  2.      Comprométase con su familia. Esto no significa que tenga que ir a todos los eventos en conjunto, pero dele la importancia que merece cada uno de estos. Priorice entre una graduación y un acto de fin de mes.
  3.      Tenga momentos semanales para compartir con su familia y con cada miembro de esta.
  4.      Sea flexible con su horario de trabajo para poder asistir a los eventos familiares importantes, pero nunca pierda el compromiso.
  5.      Incluya compartir con su familia, tomar vacaciones juntos o realizar tareas en conjunto como metas equiparables a las laborales.
Familia y negocio: Una unión posible
5 (100%) 4 votes
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *