Lo que el emprendimiento ha unido que el marketing no separe

Lo que el emprendimiento ha unido que el marketing no separe

Los negocios familiares son de vieja data. Mis hermanos y yo hemos hecho negocios juntos desde hace muchos años y los resultados han sido positivos. No les mentiré: A veces se complican las tomas de decisiones porque tenemos distintas visiones, pero la argumentación se crece y siempre llegamos a acuerdos. Sin embargo, hay una nueva tendencia en el mundo empresarial y es de lo que vengo a comentarles. Me refiero a crear un negocio en pareja.

Un negocio en pareja no es mala idea, pero hay que dejar las reglas del juego bastante claras. Primero, hay que definir las funciones y responsabilidades de ambos dentro de la institución. Es importante mantener la armonía en los planos en los que se desenvuelven para que las relaciones fluyan.

Planes a futuro

 

Pero antes de siquiera pensar formar un negocio en pareja, es fundamental que ambos se pregunten cuáles son sus planes a futuro, sus aspiraciones y de allí ver si hay puntos en común.

Si el ideal de negocio de uno no se asemeja con el de la pareja, es complejo que logren llegar a acuerdos porque los intereses serán distintos. Piénsenlo bien. No es una decisión para tomar a la ligera.

Marcar distancia

 

La vida personal debe separarse de la vida laboral. Trasladar problemas de un ámbito a otro dañará la relación rápidamente. Ambas relaciones.

Si hay algún problema en la empresa, convérsenlo en el lugar de trabajo, no lo trasladen a casa. Tener un negocio en pareja no debe significar el fin de la relación.

Confianza

 

La confianza y el respeto son la base de cualquier relación, bien sea amistosa, profesional o amorosa. Y cuando mezclamos los tipos de relaciones es muchísimo más importante que ambos valores permanezcan y se fortalezcan.

Los problemas se conversan, las inquietudes se aclaran al momento. No deje que las cosas queden en el aire, pues es mejor tener las cosas claras inmediatamente para mantener la relación.

Recuerden esto: Lo más importante de tener un negocio en pareja es incrementar el respeto y el cariño por el otro. Antes que el dinero y las instituciones, el amor se superpone.

Tener un negocio en pareja facilita muchas cosas (como encontrar un socio confiable con el que haya conexión) y vale la pena intentarlo, siempre y cuando se coloquen, a tiempo, los puntos sobre las íes. Trace esa línea entre la relación amorosa y la laboral, aventúrense a encontrar el equilibrio perfecto entre el amor y los negocios.

Lo que el emprendimiento ha unido que el marketing no separe
5 (100%) 1 vote
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *