Lk consumo eléctrico conciente

Fomentemos el ahorro energético eficiente en nuestras empresas

Aunque se nos hable una y otra vez desde diferentes flancos comunicacionales de un nuevo orden al que todos debemos entrar porque sí; no podemos dejar de lado lo que somos, así como las causas en las que creemos. Por ejemplo, del valor que le damos al consumo energético eficiente, porque apoyamos el bienestar ambiental.

Pues, mantengo que por más nueva normalidad que venga, hay valores y prácticas que debemos mantener, como empresarios. Así lo he hecho desde que comencé. Por ejemplo, cuando tuve conciencia de la necesidad de hacer más eficiente el consumo eléctrico como hábito y necesidad; ya hace varias décadas.

El consumo energético debe ser consciente

Podemos creer que dios nos proveyó de esta inmensa y rica naturaleza para que nos demos un destino más humano y acorde a nuestra especie, pero también deberíamos pensar que esa fuente de la que bebemos no es en lo absoluto ad infinitum.

Cuando hablo de que el consumo de nuestros recursos sea consciente, aludo a dos cosas. Primero a la escasez, y segundo, a lo perentorio del consumo eficiente de energía hidroeléctrica. Y sé que es verdad que todo nuestro confort va de la mano con el consumo eléctrico; nuestra civilización depende de ello. Como empresarios podemos hacer que nuestro modo de vida, impacte menos en los recursos medioambientales.

Podemos hacer muchas cosas para ahorrar energía 

ahorro energético

Porque somos empresarios, nuestro mundo gira entorno a dos caras; por una parte la economía de recursos y, por la otra, la productividad, que saquemos de esa economía de los recursos con que contamos. Economía como ciencia de la escasez, pero tendiendo siempre a la máxima productividad. El viejo lema de la antigua Grecia: de lo poco mucho.

Teniendo esto claro, podemos ver que, lejos de reducir nuestra capacidad operativa, poner en práctica un consumo energético eficiente y en pro del ahorro energético nos beneficia, y razones hay muchas. 

Veamos algunos de estos beneficios más detenidamente.

Economía

El abaratamiento de costes ha sido una constante en cualquier empresa y en cualquier actividad económica. El consumo energético que vaya de la mano con la eficiencia energética no solamente consigue ahorrar, esto es algo que hay que saber. Pues también nos hace más competitivos porque abaratamos costos precisos. Y ya sabemos bien cómo fluctúa el mercado de energías fósiles, que tiende al alza. Así que por ese lado ganamos un poco.

Cultura empresarial

Ahorrar en consumo energético, además,  ha llevado a muchas empresas a ser más creativas. He sido testigo de ello, de cómo la búsqueda de un consumo más eficiente de la energía lleva  a empresas a iniciar nuevas líneas de investigaciones e invenciones  tecnológicas, que a mediano plazo resultan sumamente rentables.

Reputación

Otra de las ganancias que muchos colegas no se detienen a analizar, cuando se habla del ahorro energético es del capital simbólico que aporta a nuestras empresas. Pues, como empresarios siempre hemos dado aportes a la sociedad, pero hoy debe hacerse más patente nuestra responsabilidad social empresarial, para robustecer al gremio y ser ejemplos a seguir.

Entonces, como yo lo veo, el consumo energético consciente es una tarea pendiente que podemos empezar a afinar este año 2021, teniendo muy presente que además de contribuir a la sustentabilidad y optimización de nuestras empresas, también estaremos dejando un mejor planeta a las futuras generaciones, a nuestros hijos y nietos. Y esto por sí mismo es loable. 

2908
Desafíos para la gestión empresarial post Covid-19

Henos aquí en otro año más, en apariencia. Y digo en apariencia porque hemos sobrevivido a un año que nunca comenzó.  Una especie de holocausto que, sin duda alguna, afectó todos los órdenes de nuestra vida, y en particular de la gestión empresarial en Honduras; lo que da muestra de nuestra resiliencia empresarial.

No obstante, como si de una secuela de ciencia ficción se tratara, aún nos quedan retos y desafíos que superar en la organización empresarial; remanentes todos del Covid-19, que al parecer nos acompañarán en todo lo que resta del año en curso. 

Es por esto, que hoy me gustaría compartir algunas reflexiones sobre cuáles son estos retos para la gestión y administración de una empresa en este 2021, pero también de las herramientas que podemos desarrollar para hacer frente a posibles adversidades y hacer que sea un año exitoso para todos.

La gestión empresarial en el 2021, factores a tener en cuenta

Escasez e imposiciones fiscales

Previo a  que se comenzara a hablar de la nueva normalidad, ya muchos empresarios y colegas allegados veíamos indicios que apuntaban a cambios puntuales dentro de la organización empresarial

El más evidente ha sido el acoplamiento de la telemática y, seguidamente, de internet en los procesos de trabajo generando modelos de negocios nuevos.

Pero, otros cambios de carácter más económicos señalaban lo que a mi parecer se puede resumir en una palabra clave que describe nuestra situación actual: escasez. Y que, hoy lo vemos mejor, se ha acentuado con la pandemia mundial. 

En efecto, cuando hablo con otros empresarios informados en temas económicos, concuerdo en que los instrumentos tradicionales de endeudamiento para las empresas serán más reducidos en este 2021, porque los bancos centrales deberán hacer ajustes según ciertas imposiciones fiscales.

Plazas bursátiles

Por otra parte, las plazas bursátiles que veíamos seguras para la inversión ya no lo parecerán tanto; el crudo que representaba uno de los  mercados sólidos -por ejemplo-  sigue y seguirá estancado. 

Asimismo debemos empezar a abandonar aquella creencia en un mercado de masas robustecido. Hablamos de un efecto dominó que empieza en la economía mundial y permea el resto de sectores económicos.

Momentos de pensar y analizar

Más que alarmarnos, creo que estamos en momentos de pensar más y hacer menos. En mi caso, procuro reunirme con mis colaboradores para pensar juntos las claves a considerar en la administración empresarial del año que comienza.

Mientras mayor información manejemos, mejor. Pero este conocimiento no está archivado e inmutable en nuestros ordenadores. La realidad está cambiando a pasos acelerados. Y esto nos empuja a construir un conocimiento colectivo y de primera fuente. Aquí la importancia abrir la comunicación con nuestros socios, colaboradores, etcétera. Y todo apunta que tanto la salud como la economía irán muy de cerca en este año. 

Salud y economía  deben ser claves en la gestión empresarial

Desafio empresarial

En efecto, con la llegada de la pandemia no es difícil imaginar que nuestra cultura empresarial irá mutando y tendremos que asumir nuevas formas know-how. Y la verdad es que esto es algo que nunca nos ha abandonado, como empresarios. Siempre la gestión de empresas debió actualizar sus procesos de trabajo, pero en tiempos tan cambiantes como el de ahora, esto se ha convertido en una urgencia. 

Desfragmentación del trabajo

Por ejemplo, en la práctica empresarial más tradicional, recuerdo, la gestión de los recursos  y su disposición eran administrados de forma centralizada. Dominamos todas las fases de producción, una a una. Sin embargo, fenómenos como la globalización y la pandemia han impuesto aún más las formas de trabajo dispersas, que ya muchos economistas advertían hace décadas.

Creo que el cuento de Leonard Read ilustra esa imagen de lo que será este 2021 en lo que refiere a la administración empresarial con el siguiente fragmento de su famoso cuento alegórico Yo, el lápiz:

«No hay un solo individuo entre todos esos millones de seres, incluyendo al presidente de la compañía de lápices, que contribuya a mí elaboración más que con una infinitesimal parte de conocimiento o know-how . La única diferencia que existe entre el minero que extrae el grafito en Ceylán y el leñador de Oregon está en el tipo de know-how que ambos poseen. Ni el minero ni el leñador pueden ser dejados de lado».

Así es, en lo que a mí respecta, el mundo de la producción será cada vez más descentralizado, la tercerización de fases de producción bien podrían hacerse con más frecuencias, sin que nadie domine realmente todo el modelo de negocio de pies a cabeza. 

Esto, sin embargo, puede traer nuevas oportunidades en nichos donde se necesite una particular especialización, porque ya no habrá un centro de gobierno de la producción, sino nichos; no habrá un mercado de masas, sino segmentos, y así sucesivamente, a lo que toda gestión empresarial deberá adaptarse.

Salud psíquica

Más allá de los factores técnicos también me gustaría aconsejar, que tengamos más presente al ser humano, el estado psíquico de nuestro talento humano. Pues, escucho en mi círculo de allegados algo de pesimismo sobre nuestra recuperación estructural de la vida y las finanzas. Es decir, pienso que una estrategia del cuidado  debe ir hacia dos frentes, a saber, el de la salud física (prevención del contagio…) y la salud psíquica, que se  manifiesta en desesperanza ante el futuro.

luiskafie-cabecera-compressor

Entonces, la gestión empresarial debe hacerse más comunicativa y humana en este 2021, para construir redes de contactos en toda la estructura empresarial que velen por este proceso complejo que nos afecta, pero también -y sobre todo- de los caminos a la recuperación posible y viable que entre todos podemos comenzar a allanar.

Este binomio estará muy aparejado  este año que comienza. La salud y la economía serán, además de un desafío para la gestión empresarial, los motores de la recuperación que necesitamos comenzar ya. Es el año de implementar estrategias en torno a la bioseguridad, la motivación personal para lograr la recuperación efectiva de nuestra productividad.

Inteligencia emocional

La inteligencia emocional en la administración y dirección de empresa

Más allá de las habilidades técnicas, muy necesarias para todo gerente ejecutivo, está otra habilidad o tipo de inteligencia menos técnica. Es decir, la inteligencia emocional. Muchos pueden cuestionar esta idea y preguntarse qué tiene que ver la emocionalidad con la administración y dirección de empresa… Y no sin razón.

Para los que conocimos formas de liderazgos más tradicionales empleadas a finales del siglo pasado, quizás hablar del rol de la  emocionalidad en la gestión de empresas es algo extraño, porque para aquel entonces el pragmatismo técnico imperaba en la mentalidad empresarial, solapando nuestra condición antropológica de seres complejos.

No obstante, en el decurso de estas últimas décadas he notado que empezamos a tener más conciencia sobre la complejidad de nuestro espectro humano, de nuestra mente y de cómo esta posee múltiples inteligencias, en la que la racionalidad técnica es apenas una de tantas. Datos que ahora suelen incluir en la dirección de empresa muchos ejecutivos.

La administración y dirección de empresa desde la inteligencia emocional

Hay muchos, tal vez demasiados conceptos de qué es la inteligencia emocional en los portales web. Sin embargo, me gusta explicarlo desde nuestra propia experiencia personal y cotidiana para que se capte mejor la idea. 

Por ejemplo, a todos nos ha pasado alguna vez que cuando nos levantamos no nos sentimos con buen ánimo. Y sin embargo, estamos bien económicamente, nuestra familia está bien, y todo, objetivamente hablando, lo está. ¿Qué sucede entonces? En saber identificar este qué sucede radica la inteligencia emocional.

Gestión de las emociones

Me atrevería a hablar prospectivamente, para decir que el nuevo liderazgo en la administración que desarrolle sus otras inteligencias será un administrador de emociones, pero solo en la medida en que pueda interpretar correctamente el estado de ánimo de su recurso humano, para gestionarlos y canalizarlos de manera tal, que ello no implique la obstrucción de los procesos de trabajo, sino lo contrario.

Cuando comencé en el competitivo mundo de los negocios, estas empresas tradicionales que experimentaban bajones en el estado de ánimo del personal de trabajo recurrían a las vacaciones adelantadas.

Craso error, porque ello no garantizaba que su talento humano retornará más productivo. Esto pasaba porque el liderazgo tradicional era pragmático, tal vez carente de inteligencia emocional. Las consecuencias que se derivaban de esto eran desde renuncias voluntarias de todo un departamento hasta baja productividad laboral dentro de la compañía.

2908

Hoy, un líder al frente de la administración y dirección de empresas debe saber identificar el estado psíquico y/o anímico de su equipo de trabajo, porque solo al comprender estos espectros de la emocionalidad humana es que podrá motivarlos e inspirarlos recuperando la productividad y cambiando el entorno empresarial para mejor.

Lk Relaciones institucionales

¿Cómo fortalecer las relaciones institucionales de cara al 2021?

El 2020 ha sido un año atribulado para todas las empresas. Me atrevería a decir que, incluso, ha sido un año que desarticuló de manera especial las relaciones institucionales que traíamos antes de la pandemia mundial por el coronavirus, con nuestros colaboradores y demás instituciones.

Por esto y más, este cierre de año se presenta como una oportunidad única para mirar al futuro, tendiendo los lazos interinstitucionales porque son parte de un conjunto de piezas claves que nos ayudarán a mantener a flote proyectos de negocios, de cara al próximo año.

Aunque el covid-19 es un factor peligroso para la economía empresarial de Honduras. Lo cierto es que no es la primera vez que nuestras empresas experimentan caídas en sus niveles de producción y sus lazos institucionales se ven mermados. Debemos poner esfuerzos en fomentar estas relaciones con otras instituciones.

Recuperar el tejido de nuestras relaciones institucionales

Cómo vencer la duda y ser más seguro de sí mismo

Cómo vencer la duda y ser más seguro de sí mismo

Las relaciones entre instituciones tienen una razón de ser, una suerte de contrato social que busca materializar y articular una voluntad grupal con unos objetivos compartidos por la comunidad que las conforma, bajo objetivos y metas que las cohesionan.

Pero, decía más arriba que hoy nuestros lazos institucionales se han visto fracturados y han debilitado estas relaciones. Por ello pienso que es importante que en este final de año te enfoques en armar una estrategia eficaz para engranar y afianzar los lazos institucionales perdidos. 

Pues, son estas relaciones las que te mantendrán vivo dentro de un círculo de influencias que, de plano, se suponen beneficiosos para ti y tus proyectos futuros.

Una acción en esta dirección no debe, como quizá muchos empresarios jóvenes creen, implicar tretas y ardides que simulan lo que no. Sino al contrario, acciones honestas, afectivas y/o asertivas. De las que  podría enumerar las siguientes:

Comunicación efectiva

Puedo acotar desde mi experiencia que el principio, el primer paso para rearticular nuestras relaciones interinstitucionales comienzan en la comunicación. Una comunicación efectiva, que persuada con buenos argumentos, y dé un panorama a tus receptores e interlocutores de tu buena disposición y ánimo para seguir con paso firme trabajando en proyectos comunes.

Estudiar el entorno de tus relaciones

No podemos generar lazos institucionales sólidos si desconocemos la coyuntura que nos envuelve, porque necesitamos saber dónde estamos como cultura empresarial, para identificar y dibujar posibles ensayos de actuación en conjunto.

Tienes que tener seguridad

Hoy muchos acuerdos en este rubro de la economía se han disuelto, debido a la pandemia. Lazos que parecían sólidos han quedado en el recuerdo. Es así que, la seguridad y el convencimiento que tengas de que es necesario recuperar esas relaciones, esos lazos, es un deber ser. De lo contrario la comunicación será fallida, porque, lo dicho más arriba, no hay honestidad en el discurso.

Una vez que comiences a trabajar en recuperar y fortalecer tus relaciones institucionales lo demás se da por añadidura. Esto es, tener un mayor reconocimiento en tu nicho porque tu imagen corporativa cambiará para mejor, antes instituciones privadas o públicas. Y esto no es poca cosa. Así que ¡suerte!

Pensar positivo

Cambia tu mente y cambiarán tus proyectos empresariales para mejor

Es en las peores tormentas en las que han nacido los mejores proyectos empresariales. Así es, los proyectos no vienen dados o embalados de antemano, sino que son más bien un embrión de aquello que esperamos ver formado y consolidado en un futuro próximo, pero que tenemos que dibujar desde nuestro presente con lo aprendido en el pasado.

Crear un proyecto empresarial es, en cierto modo, un ejercicio de imaginación. He conocido personas con grandes recursos económicos para iniciar un proyecto empresarial ambicioso, y personas con grandes recursos creativos para levantar una empresa desde cero. Los primeros han desaparecido con el pasar del tiempo; los segundos en cambio continúan.

Pienso que el principal recurso con el que cuenta un empresario, primeramente, está en su mente y secundariamente en el capital monetario. Lo que quiere decir que sin ideas no hay proyecto de negocios que valga. Pero te invito que veamos esto más claramente. Sigue leyendo.

Presta atención a tu mente y tus proyectos empresariales fluirán

Esto que digo no es un sofisma basado en la superstición, sino un axioma fundado en la experimentación científica y en mi propia experiencia en el abstruso mundo de las empresas.

Ideas de negocios

 

Hay dos factores que siempre obviamos, pero que se ponen en funcionamiento cuando comenzamos a buscar salidas e ideas para iniciar un negocio. Hablo de la mente y del lenguaje.

La mente, que se manifiesta en nuestra actividad neurológica está siempre presente, porque es de esta que nos vienen las percepciones que tenemos ante una situación dada, o un pensamiento cualquiera, que influye en nuestros estados de ánimos. Pero el lenguaje, en este caso el articulado, el de las palabras, que es el que nos interesa acá, se encarga de expresar esta actividad neurológica.

De manera que, si programamos nuestra mente cambiará nuestra actividad neurológica y expresaremos pensamientos positivos, resilientes, que alteran para mejor nuestra percepción del mundo, de nuestros planes de negocios, proyectos en la empresa, etcétera. Y esto es el recurso más importante acaso, que el monetario, porque nos da la fuerza vital para impulsarnos.

¿Qué ganamos al programarnos para nuestros proyectos empresariales?

Mucho. Porque creamos un orden. Programamos nuestro pensamiento y no al revés, donde estos nos dominan a nosotros, generando estados de ánimo que pueden ir desde la tristeza a la apatía y otros tantos que van en detrimento de nuestros objetivos. 

Por otro lado, adquirimos hábitos eficientes que nos ayudan de cara a cada idea de negocio que tengamos en ciernes y de allí materializarla con eficacia. Y es que los nuevos patrones de conductas que vayamos adquiriendo te hacen más propositivo y menos pasivo ante la realidad, por más gris que luzca el panorama.

 

logo-luis-kafie-350px1Dicho esto, puedes ver cómo tus proyectos empresariales empiezan desde tu cerebro a fabricarse, a tejerse, cuando logras dominar ese plus, que es el poder de tu mente, reprogramándola, para que ella no inicie un boicot en contra de ti mismo con palabras como:

 “quiero empezar, pero…” o, peor aún, “no creo que pueda…”

De manera que, en un principio, se trata de generar pensamientos positivos, que te hagan más resilientes, y puedas ver oportunidades donde otros solo ven obstáculos, y solo tengamos conductas exitosas.

exito empresarial

Consejos para mejorar la economía empresarial de tu negocio

Las contracciones económicas del último semestre del año en curso, como es natural, nos hace preguntarnos en particular sobre el futuro de nuestro negocio y en general por la solidez de la economía empresarial del sector privado y público, a mediano plazo.

Pocas veces, en mi trayectoria dentro del mundo de los negocios en Honduras he visto cómo el ingreso percápita de un país se viene a pique de manera acelerada y sostenida, en unas pocas semanas. De hecho, ya contamos con informes económicos que dan cuenta de manera detallada de la disminución drástica del Producto interno bruto de todos los países de la región, debido a la crisis pandémica.

En un contexto así, entonces, adquiere valor cualquier información que contribuya a la recuperación de todos los sectores productivos de nuestro país, de nuestra región, de la economía global.

Lo global y lo local en la economía empresarial hondureña

modelo-hombre-negocios-miniatura_50039-582

 

A diferencia de momentos anteriores, en que el PIB de nuestro país descendía en algún trimestre del año, hoy vemos que el descenso es sostenido, trimestre a trimestre. La diferencia entre esta merma de la empresa privada y estatal con las anteriores es que, en esta concursan factores exógenos.

Pues, las economías de la región caribeña venían presentando un incremento (a excepción de Cuba y Venezuela) leve en sus respectivos países, antes de la pandemia. ¿Qué quiere decir esto? Que nuestra situación económica, aunque distaba mucho de ser ideal, estaba manteniendo sus índices de crecimiento, hasta verse afectada por la situación global que actualmente cierne su sombra sobre todos los países, indistintamente de su posición geográfica o situación socioeconómica.

Ahora que tenemos una economía global que da sus primeros pasos de lenta recuperación al igual que las locales, ¿qué podemos hacer para mejorar o mantener la salud de nuestra economía empresarial? Si tienes una organización o te encuentras dentro del ámbito de los negocios, algunas respuesta sobre a esta interrogante podrían ser las siguientes:

No desesperes y mantente en territorio conocido

La coyuntura se presta para que afloren charlatanes que venden paraísos financieros donde no los hay, pero que debido a la particular incertidumbre que sufrimos todos, pueden captar a más de un desprevenido y desesperado. 

Entonces, lo que quiere decir es que debes cuidarte de especuladores y profetas de la buena nueva que quieran llevarte a otras tierras, esto es, a otros mercados bursátiles que apenas conoces.

Por los momentos es mejor mantenerse en plazas y mercados  económicos conocidos, del que tengamos alguna experiencia previa, que aventurarnos a otros mercados que por ser más volátiles, es posible que terminemos arrepintiéndonos.

Recuerda factores externos

Confucio, el pensador milenario de origen chino, tenía una máxima que aplica para estos momentos actuales: “si lo que puedes mejorar depende de ti ¿de qué te preocupas?; y si lo que no puedes mejorar depende de ti ¿de qué te preocupas?”. 

En efecto, aun los factores globales están metabolizando la pandemia; los aeropuertos y vías marítimas están muy regulados, lo que ralentiza el flujo de nuestras economías. Por lo que tendremos que esperar solo un poco más.

Replantea de modelos de negocio

Con esto no quiero decir que abandones de lleno tu nicho de mercado, ni mucho menos,  sino de tomarte el tiempo para pensar en hacer reformas en tu estructura de negocio sin que por ello cambie su esencia. 

Detente y ve el momento presente en cual estás

logo-luis-kafie-350px-N

Toda economía empresarial dependiente de convenios bilaterales con agentes externos está paralizado. Lo que quiere decir que nuestra política fiscal no es la óptima, y por ello te encuentras en una situación de resistencia. 

Los empresarios somos agentes avant garde económicos, sino entidades que trabajan duramente para la reactivación de sus motores económicos. Buscamos reactivarnos financieramente y, precisamente, debemos pensar desde un lugar de resistencia.

Orden dentro del caos

Siempre recomiendo bocetar al menos dos organigramas pensando prospectivamente la situación hacia la que quieres llevar tu negocio. De esta manera estaremos siendo un poco más activos frente a la incertidumbre y el caos reinante, y asimismo manejaremos escenarios reales posibles, para los que tendremos una ruta incipiente trazada.