exito empresarial

Consejos para mejorar la economía empresarial de tu negocio

Las contracciones económicas del último semestre del año en curso, como es natural, nos hace preguntarnos en particular sobre el futuro de nuestro negocio y en general por la solidez de la economía empresarial del sector privado y público, a mediano plazo.

Pocas veces, en mi trayectoria dentro del mundo de los negocios en Honduras he visto cómo el ingreso percápita de un país se viene a pique de manera acelerada y sostenida, en unas pocas semanas. De hecho, ya contamos con informes económicos que dan cuenta de manera detallada de la disminución drástica del Producto interno bruto de todos los países de la región, debido a la crisis pandémica.

En un contexto así, entonces, adquiere valor cualquier información que contribuya a la recuperación de todos los sectores productivos de nuestro país, de nuestra región, de la economía global.

Lo global y lo local en la economía empresarial hondureña

modelo-hombre-negocios-miniatura_50039-582

 

A diferencia de momentos anteriores, en que el PIB de nuestro país descendía en algún trimestre del año, hoy vemos que el descenso es sostenido, trimestre a trimestre. La diferencia entre esta merma de la empresa privada y estatal con las anteriores es que, en esta concursan factores exógenos.

Pues, las economías de la región caribeña venían presentando un incremento (a excepción de Cuba y Venezuela) leve en sus respectivos países, antes de la pandemia. ¿Qué quiere decir esto? Que nuestra situación económica, aunque distaba mucho de ser ideal, estaba manteniendo sus índices de crecimiento, hasta verse afectada por la situación global que actualmente cierne su sombra sobre todos los países, indistintamente de su posición geográfica o situación socioeconómica.

Ahora que tenemos una economía global que da sus primeros pasos de lenta recuperación al igual que las locales, ¿qué podemos hacer para mejorar o mantener la salud de nuestra economía empresarial? Si tienes una organización o te encuentras dentro del ámbito de los negocios, algunas respuesta sobre a esta interrogante podrían ser las siguientes:

No desesperes y mantente en territorio conocido

La coyuntura se presta para que afloren charlatanes que venden paraísos financieros donde no los hay, pero que debido a la particular incertidumbre que sufrimos todos, pueden captar a más de un desprevenido y desesperado. 

Entonces, lo que quiere decir es que debes cuidarte de especuladores y profetas de la buena nueva que quieran llevarte a otras tierras, esto es, a otros mercados bursátiles que apenas conoces.

Por los momentos es mejor mantenerse en plazas y mercados  económicos conocidos, del que tengamos alguna experiencia previa, que aventurarnos a otros mercados que por ser más volátiles, es posible que terminemos arrepintiéndonos.

Recuerda factores externos

Confucio, el pensador milenario de origen chino, tenía una máxima que aplica para estos momentos actuales: “si lo que puedes mejorar depende de ti ¿de qué te preocupas?; y si lo que no puedes mejorar depende de ti ¿de qué te preocupas?”. 

En efecto, aun los factores globales están metabolizando la pandemia; los aeropuertos y vías marítimas están muy regulados, lo que ralentiza el flujo de nuestras economías. Por lo que tendremos que esperar solo un poco más.

Replantea de modelos de negocio

Con esto no quiero decir que abandones de lleno tu nicho de mercado, ni mucho menos,  sino de tomarte el tiempo para pensar en hacer reformas en tu estructura de negocio sin que por ello cambie su esencia. 

Detente y ve el momento presente en cual estás

logo-luis-kafie-350px-N

Toda economía empresarial dependiente de convenios bilaterales con agentes externos está paralizado. Lo que quiere decir que nuestra política fiscal no es la óptima, y por ello te encuentras en una situación de resistencia. 

Los empresarios somos agentes avant garde económicos, sino entidades que trabajan duramente para la reactivación de sus motores económicos. Buscamos reactivarnos financieramente y, precisamente, debemos pensar desde un lugar de resistencia.

Orden dentro del caos

Siempre recomiendo bocetar al menos dos organigramas pensando prospectivamente la situación hacia la que quieres llevar tu negocio. De esta manera estaremos siendo un poco más activos frente a la incertidumbre y el caos reinante, y asimismo manejaremos escenarios reales posibles, para los que tendremos una ruta incipiente trazada.