liderazgo con propósito

Liderazgo con propósitos

Es común que muchos proyectos ingeniosos terminan en fracaso cuando el propósito de sus líderes se desvirtúa por varios factores. Uno de ellos quizás sea la falsa idea de la perfección lo que conlleva a perder el propósito del proyecto.

Sostener una imagen de líder sabelotodo que jamás falla y siempre sabe qué hacer y por dónde comenzar, no solo es imposible de lograr cuando el equipo es muy grande, sino que además es agotador y definitivamente genera un ambiente laboral dependiente, lo cual es contrario a la habilidad que desarrollan los líderes para motivar y delegar funciones a sus compañeros de equipo.

Establecer un liderazgo con propósito, se vislumbra como una de las acciones más lógicas y por ende autómatas que se pueden realizar, pero en plena era de transición entre la figura del jefe y el nacimiento de los líderes empresariales, el panorama se mezcla y está en un constante proceso de maduración, por lo cual se pueden presentar discordancias.

Los líderes de equipo los saben, así como también saben que los propósitos de los proyectos sufren algunas variaciones durante su ejecución, sin embargo, nunca se debe perder el norte o la meta que se desea lograr.

Es por esta misma razón que los líderes deben invertir mucho tiempo en fortalecer y alimentar su propio espíritu y el de los demás. Ya que, si se encuentra en una situación negativa que afecte sus capacidades, o pierda de vista los objetivos que se trazaron al inicio del proyecto, entonces puede verse afectado gravemente el proyecto de la empresa.  

liderazgo con propósito

Para establecer un liderazgo con propósito, el primero paso es alinear los intereses y motivaciones con la actividad a realizar, de una manera sincera y realista. Lo mismo aplica para su equipo de trabajo. Muchos emprendedores, le toma mucho tiempo madurar esta idea, en especial a los emprendedores jóvenes, ya que aún no conocen ni han explotado al 100% sus capacidades, por lo que fácilmente se pueden encontrar en una encrucijada.

De ahí, la importancia que un liderazgo con propósito esté alineado con los intereses y motivaciones personales, ya que las circunstancias pueden cambiar, pero la pasión por hacer lo que se ama hacer solo evoluciona con el tiempo.

Note que todo gran proyecto de emprendimiento comienza por sugerirle una introspección personal, de la que seguro en primera instancia no le encontró mucha lógica, y a lo largo de su aventura como emprendedor ha podido entender que todo está estrechamente ligado. Esta es la representación moderna y actualizada de los proyectos de vida, adaptados a la era del desarrollo y la evolución empresarial.

Los paradigmas han cambiado y siguen haciéndolo, así que no es de extrañar que en determinados momentos sienta que debe reinventarse, y comenzar de cero redefiniendo sus propósitos de vida como empresario. Vea en esto, una nueva oportunidad de acercarse a aquello que ya en su mente ha creado.